Video: las delicias del Mezcal se las debemos a esta planta


Notas ahumadas, herbales, frutales y mucho más forman parte del deleite que el mezcal tiene para nuestro paladar. Tan gratos sabores no serían posibles sin el Agave, el género de planta usada en la producción de la bebida espirituosa.

El Agave es originario de las regiones áridas y semiáridas de América del norte, centro y sur. Existen 210 especies de esta planta, de las cuales 150 las podemos encontrar en México.

El termino Agave fue acuñado en 1753 por el naturalista Carlos Linneo, aunque también se le conoce como Maguey gracias a los españoles, quienes en la época colonial adoptaron la palabra de la zona de las Antillas, probablemente de Santo Domingo.

Mientras que en náhuatl se le denomina “Metl”, de hecho el Maguey era muy importante para las culturas precolombinas por la obtención del pulque (octli) y por los múltiples usos y aprovechamientos que de él se hacían, principalmente de las hojas y las espinas de la planta.

Entre las culturas precolombinas, el Maguey se encuentra asociado una diosa, conocida entre los nahuas como Mayáhuel.

El crecimiento de los agaves es lento. Entre los 8 y los 12 años florecen por única vez en su vida. Las flores se desarrollan en la parte alta de un “seudotallo” que puede llegar a medir 9 metros de altura. Sus flores suelen ser de color verde a amarillo; en algunos casos son naranjas o rojizas.

La parte del Agave que se utiliza en la fermentación, proceso por el cual se obtienen bebidas alcohólicas como el mezcal, es la piña o cabeza.

#agave #mezcal #maguey