Construir una visión más allá de la DO: SADER (ENTREVISTA)


NOTA COMPLETA.

MARIO HERNÁNDEZ | Director Editorial | ENTREVISTA EXCLUSIVA

Por la sobreexplotación de las plantas de maguey, los intereses políticos, y la existencia de una industria fragmentada, el sector mezcal no sólo está estancado, sino que ha quedado rebasado por un mercado cada vez más cauto y exigente en la llamada moda del mezcal.

El subsecretario de Agricultura del Gobierno de la República, Miguel García Winder, reconoce que existen problemáticas internas y externas al productor de esta bebida espirituosa, señala que dado el éxito que ha tenido el mezcal “hoy en día tenemos muchas organizaciones que se sienten dueñas del mezcal”.

El funcionario federal afirma que lo que se necesita es trabajar en una verdadera articulación de la cadena del mezcal donde todos los actores estén involucrados: los grandes y pequeños productores, los envasadores, las mujeres; los de Guerrero, los de Oaxaca, los de Michoacán, los de Puebla, y los demás estados.

García Winder reconoce que esta construcción será un trabajo que costará mucho esfuerzo porque hay que cambiar una visión para construir una visión país. “Yo creo que este es el reto más grande que tengo desde el punto de vista de la institucionalidad del mezcal”, refiere.

VISIÓN RENOVADA

En entrevista exclusiva con Mi Mezcalito, el encargado de la política agropecuaria dentro de la SADER sostiene que el Consejo (Regulador del Mezcal) “tiene o tuvo su rol” y agrega que en la 4ª Transformación “tenemos todos que entrar con una visión renovada, una visión México donde lo que nos interese sea producir México, donde todos estemos dispuestos a revisar nuestros roles, donde todos estemos dispuestos a cambiar un poco; a ceder, a construir juntos y no a establecer cuotas de poder que lamentablemente a veces eso ha sucedido”.

Aunque reconoce que una de las tareas más difíciles que tiene en la Subsecretaria de Agricultura será convocar a este dialogo para bien del mezcal, confía en que se puede lograr porque de lo contrario el sector seguirá fragmentado.

“Si no lo hacemos, si no logramos construir una visión que va más allá de la Denominación de Origen, que va más allá de si soy de Guerrero, de Puebla o del Estado de México, sino logramos cambiar esto vamos a correr el riesgo de tener una industria fragmentada, una industria que va a carecer de calidad, que va. carecer de competitividad”, explica García Winder.

“Nuestra tarea fundamental ahorita además de otorgar incentivos y ayudar en inversiones en la industria, el trabajo más fuerte es consolidar una visión México en la que todos estemos conscientes de trabajar y colaborar”, agrega.

OFERTA CONTRA DEMANDA

El mezcal se produce en casi todo el país, sin embargo, sólo nueve estados están reconocidos con la Denominación de Origen (Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Durango, San Luis Potosí, Zacatecas, Tamaulipas, Puebla y Guanajuato); se estima una producción de 3.4 a 3.6 millones de litros anuales de mezcal, y según las proyecciones de la SADER, llegará a los 4.5 millones de litros en los próximos cinco a seis años.

El subsecretario revela que la demanda del mezcal está creciendo a un ritmo tal que el año pasado (2018) creció alrededor de un 30%, llegando a cerca de 38 países utilizando los Tratados Comerciales, donde Estados Unidos concentra el 65%, después Europa y algunos países asiáticos como China.

Detalla que de 3.5 millones de mezcal que actualmente se produce, 2.7 millones de litros se exportan y sólo un millón de litros se consume en el mercado mexicano, donde se ha visto un aumento entre la clase media alta, lo que le asegura que tenga precios muy altos y se detone la producción de este producto.

Asimismo, advierte que la demanda ha generado algunas complicaciones para el futuro del destilado. “El mezcal al igual que el tequila puede ser víctima de su propio éxito sino tenemos mucho cuidado en las cosas, hay que recordar que hasta hace poco el mezcal era una bebida de clase humilde, de campesinos”.

Por ello, comenta que en la SADER “trabajaremos muchísimo con los pequeños productores para hacer que su mezcal sea competitivo y de precios accesibles para que puedan vivir mejor y que ellos ganen más valor” y aunque reconoce que son retos grandes confía que “con la intervención de jóvenes del sector privado encontremos la solución”.

PROBLEMÁTICAS POR ATENDER

Miguel García Winder expone que la producción del mezcal todavía viene de plantas silvestres, lo cual se convierte en uno de los temas más urgentes sobre el futuro del mezcal: el material genético que abastecerá la demanda.

El también ex director de Agronegocios y Comercio Instituto del Interamericano de Cooperación para la Agricultura explica que el área sembrada de mezcal tiene una disminución, “lo que es quizás una de las necesidades más apremiantes que tenemos que atender en colaboración con algunas otras instituciones”.

Al cuestionarle sobre algunas de las acciones para resolver esta problemática, comenta que ya se iniciaron trabajos con la SEMARNAT para hacer un programa de rescate de uno de los agaves mezcaleros en México porque son plantas silvestres que la gente iba, las colectaba y las quemaba; y estas plantas requieren normalmente más de 8 años para madurar y para producir.

Por otro lado, agrega, necesitamos tener bancos de germoplasma con mejores conocimientos de estas variedades, algunas de las cuales son endémicas de México… es uno de los temas que particularmente me preocupa, cómo vamos a asegurar la existencia del material genético para el mezcal y para el futuro cómo vamos a asegurar que esta demanda sea abastecida.

“Lo que hagamos hoy estará repercutiendo dentro de diez años”, dice Winder, quien añade que existen otros problemas, como el costo de producción, el cual resulta elevado, por la falta de material para la producción asociada con la sobre explotación y la falta de plantaciones comerciales.

En este año en particular (2019), mi esfuerzo en esta subsecretaría será convocar al sector mezcalero para ir construyendo una visión de país de largo plazo y apostarle a trabajar en la recuperación del material genético, sostiene.

CALIDAD Y CANTIDAD

Para el subsecretario de Agricultura una de las bellezas del mezcal es que es casi único por región, por mezcalera, por país; el mezcal es único porque sabe distinto en cada región, pero sostiene que el productor no tiene suficiente cantidad de producción para poder exportar, o bien para exportar su bebida necesita tener la misma consistencia y muchos de los mezcales pequeños y artesanales varían año con año dadas las condiciones de tierra, de lluvia, de cuánto se cosechó, etcétera.

“Aquí nos encontramos en un dilema tecnológico muy interesante, cómo mantengo la característica individual del mezcal y al mismo tiempo aseguro y cubro los requisitos de una constancia y calidad del producto para exportar, este es un tema muy interesante”, agrega el funcionario federal.

Al respecto, explica que los envasadores empiezan a tener problemas pare mantener la calidad de su mezcal, pues por un lado está el aumento de su eficiencia, y por otro lado todo lo relacionado con la Denominación de Origen que tiene ciertas regulaciones “que en algunos casos puede aumentar la competitividad, pero en otros inhiben la competencia”.

Por eso, afirma, es importantísimo que protejamos nuestro material, que cuidemos las exportaciones de nuestros materiales vegetales, eso sí estamos trabajando muy duro para proteger nuestras plantas y es uno de los temas fundamentales, cómo hacemos para tener un inventario de planta, después tenemos que empezar a dialogar con el sector privado para ver cómo logramos una coinversión para crear semilleros y viveros certificados de aquellos agaves que son un poco más comerciales.

A decir del funcionario, en México existen entre 14 y 15 mil productores de mezcal, de las cuales sólo se tienen registradas alrededor de dos mil mezcaleras, “pero estoy seguro de que existen mucho más mezcaleras tradicionales no registradas”.

INNOVACIÓN Y LOGÍSTICA

Miguel García Winder asegura que la industria debe trabajar mucho en innovación para mejorar sin alterar el producto “porque esta es una línea muy frágil y muy tenue, cómo logramos la innovación para que mejore la calidad del mezcal sin que se vuelva un producto totalmente industrial, es una parte donde todos necesitamos innovación”.

Sobre ello, sostiene que el cambio y la innovación vendrá de los jóvenes “porque una de las cosas interesantes es que hay muchísimos jóvenes metidos en el tema del mezcal y ellos son los que nos van a ayudar a encontrar esas soluciones”.

#SADER #mezcal #DenominacióndeOrigen

11 vistas