LUCRECIA


¡Vaya nombre para un mezcal!

Eso me han dicho. Y yo les respondí que Lucrecia, nuestra catrina. Representa a Lucrecia Toriz, una mujer revolucionaria quien evitó que el batallón armado de Porfirio Díaz asesinara a los obreros que protestaban por sus derechos en la huelga de Río Blanco.

“Sabes que mi abuela Antonia, e incluso tu abuela Felipa hacían pulque con ese maguey”, dijo mi mamá.

Quien, por cierto, también es bisabuela y abuela de Brenda, porque además de ser socias somos primas.

Brenda y yo venimos de una familia que por generaciones ha procesado el maguey pulquero; hoy nombrado “Agave Salmiana”. Nuestra familia tenía sembradíos de magueyes. Pero la bisabuela y la abuela no solo hacían pulque, sino que ellas solas desde Acolmán lo llevaban a vender a la Merced. Por eso nos llena que Lucrecia recupera el carácter e independencia que puede distinguir a una mujer mexicana y de las mujeres de mi familia aprendí:

“Que la casa no se apoya sobre la tierra sino sobre una mujer”.

Lucrecia es la síntesis de sororidad a nuestras tatarabuelas, abuelas y a esas mujeres revolucionarias que desde sus trincheras han impactado positivamente su entorno. Lucrecia Mezcal surgió para rendir un homenaje a la mujer a través de un producto premium, artesanal y con una tradición ancestral elaborado de agave silvestre y genere un impacto positivo en las comunidades que lo producen.

En la búsqueda del maestro mezcalero adecuado que entendiera el concepto de marca llegamos hasta San Felipe Guanajuato, uno de los municipios más pobres de México.

Lucrecia surgió para compartir con el mundo la traición ancestral y culinaria de México, destilado en una botella. Ahora trabajamos con un maestro mezcalero y con salmiana pero tendremos otras ediciones que recuperen el trabajo de otros maestros mezcaleros y otros agaves; pero siempre con la calidad, sustentabilidad y tradición que hoy hemos logrado.

Hoy Lucrecia es uno de los mejores mezcales del mundo y la única espirituosa con causa para empoderar a mujeres.

En cada beso se disfrutan los sabores y aromas de un agave que casi crece solito y sabe a cítricos, hierba fresca, anís de estrella, clavo, el dulzor del agave y un toque mineral. Con una estructura compleja que evoluciona al oxigenarse.

Así que cada vez que compras una botella de Lucrecia , un porcentaje se dona a la AC Cihuame para empoderar a mujeres mazahuas. Y se preservan siglos de tradición destilados en Lucrecia : uno de los mejores mezcales del mundo.

Este espirituoso es uno de los mejores mezcales del mundo por su medalla de plata Espirits Selections Bruxelles.

#Lucrecia #mezcal

0 vistas