DE LA COCTELERÍA RESPETUOSA CON EL MEZCAL


Areli Curiel | Sommelier


Actualmente, ha habido una marcada tendencia por beber el mezcal en cocteles: mezcal con frutos rojos, mojito que en vez de ron lleva mezcal, el preparado de tamarindo con chile serrano y hasta el refrescante pepino…


Muchos de ellos deliciosos, y todos con la sana intención de ayudarnos a recibir a nuestros invitados como coctel de bienvenida en una reunión o para que el mezcal resulte menos intenso a la hora de probar, sobre todo, cuando se trata de personas que recién se empiezan a familiarizar con el marcado carácter del mezcal.


Hoy quiero poner sobre la mesa una breve pero importante reflexión: seamos respetuosos con nuestra milenaria bebida.


Personalmente, no estoy en contra de los cocteles… He probado muchos que no sólo son ricos en paladar, sino que también son creativos y muy ingeniosos para mezclar otros ingredientes mexicanos.


Sin embargo, lo que no me parece adecuado es cuando hay un abuso en la cantidad de ingredientes utilizados en la coctelería, tal que llegue a quitar la esencia de la bebida.

Si bien, uno de los objetivos de la coctelería es ampliar la cantidad de aromas y sabores para satisfacer los diferentes gustos de los comensales, también es importante tomar en cuenta que esos ingredientes se deben de mezclar de manera moderada para que, finalmente, siempre se perciba la personalidad única del espirituoso, en este caso, proveniente de agave.


Y es que éste es el punto más importante: el mezcal es una bebida espirituosa mexicana tan peculiar, por elaborarse con variedades endémicas de nuestro país, que no podemos dejar que se pierda el carácter al mezclarlo con otros sabores.


En este caso, hay que tomar en cuenta que el objetivo de la coctelería debe de ser: potenciar o resaltar el carácter del agave, no ocultarlo… Porque, así como me he encontrado una gran variedad de cocteles sutiles y muy agradables, también me he encontrado con la otra cara de la moneda: cocteles que usan jarabes sumamente artificiales o que abusan de las porciones, opacando cada vez más el carácter de nuestro mezcal.

De hoy en adelante, tratemos de tomar consciencia.


Si somos productores de mezcal y lo llevamos a ferias o eventos para promoverlos, seamos cuidadosos de las bebidas que se van a preparar con nuestro producto para que no pierda su carácter único. En este sentido, es muy recomendable hacer una degustación de las bebidas que se servirán, antes de la fecha del evento: seleccionar cuidadosamente los ingredientes y las porciones que se deberán usar, para que en todo momento se pueda apreciar el verdadero carácter de nuestro mezcal.


Por la moderna tradición de conservar un sabor único ¡Salud!