Editorial No. 10 MI MEZCALITO


Apreciado lector:

Condenable y deleznable que continúen las corruptelas en algunos gobiernos estatales como el más reciente caso con el SEDECO-Gate en Durango, donde 50 millones de pesos fueron repartidos entre funcionarios y empresarios para su enriquecimiento ilícito y dejar pobres las arcas para programas como los que deberían apoyar a los pequeños mezcaleros duranguenses a quienes se les negaron recursos.


Mientras miles de productores nacionales en toda la industria del mezcal del país sufren los estragos ocasionados por la pandemia del coronavirus, hay funcionarios que siguen beneficiando sus bolsillos con el dinero de los impuestos que pagamos empresarios activos en el sector mezcal.


Pero no todos actúan igual, pues el año pasado (2019) la SEDAGRO del Estado de México, puso el ejemplo al patrocinar la anualidad de 34 productores de mezcal mexiquenses para subirse a la plataforma mimezcalito.com, sin embargo y muy lamentable que los propios mezcaleros no hayan mandado sus requisitos para poderlos subir, en especial sus botellas de degustación.


Funcionarios de la propia dependencia indicaron: “los mezcaleros no se dejan ayudar y exigen recursos gratis de los programas”, pero hubo sólo dos marcas –impulsadas por jóvenes emprendedores- “Lucrecia” y “Ando Mágico” que sí aprovecharon el patrocinio y siguen a bordo de la ola del comercio electrónico que hoy más que nunca ha despuntado a causa de las nuevas tendencias de consumo que trajo consigo el Covid-19.


Lo anterior sigue poniendo en balanza, por un lado el buen trabajo, las buenas acciones y buenas decisiones de ciertas dependencias y de los productores; y por el otro el mal trabajo, las malas acciones y las desatinadas decisiones del gobierno y de los productores…

Habrá que seguir insistiendo en que siempre nos inclinemos por el lado positivo de la balanza, que sin duda es el que sacará adelante al sector mezcalero del país.

Mario Hernández, Director Editorial