Editorial No. 9 Mi Mezcalito


Apreciado lector:

Vivimos un momento de crisis internacional para el sector de bebidas alcohólicas que ha pegado como un gancho al hígado sin defensa al sector mezcalero: las ventas a nivel nacional, así como las exportaciones cayeron un 80% -según reportó el CRM-.


Ante ello, tenemos una gran oportunidad de ponernos las pilas, repensar y tomar medidas innovadoras que no nos hagan desaparecer del mercado, pues el productor siempre es el más afectado en la cadena, por ser a quién se le castiga al comprarle a bajo costo su bebida o manejarle políticas retrogradas de pago, especialmente de las grandes cadenas y por parte de muchos comercializadores.


En una encerrona entre los socios directivos de la Cooperativa Mi Mezcalito del Agave, editora de la presente publicación y operadora de la plataforma mimezcalito.com, acordamos “echarle los kilos en la innovación” para contrarrestar los efectos negativos de la pandemia del COVID-19 (Coronavirus).

Una de las decisiones del Consejo de Administración fue invertir en la integración de sistema de pago por agavecoins, las criptomonedas de la compañía AgaveCoin.org, misma que posee una visión similar de apuesta al futuro del consumo digital.


Mi más grande agradecimiento y reconocimiento a Jonthan Miranda, Director de Marketing de dicha plataforma de cripto por abrir las puertas a nuestra compañía mezcalera, la cual siempre busca esquemas únicos respecto a la competencia para obtener un Ganar-Ganar en todos los eslabones.


Estoy seguro que esta apuesta puede ser un parteaguas en medio la peor crisis económica que se avecina a nivel mundial y de la que sólo sobrevivirán quienes le apuesten a la innovación y las alianzas comerciales sin enfocarse sólo en el lucro sino en el rescate de nuestras tierras y de los negocios cooperativistas.


Por ello, en esta edición, presentamos como nota principal dicha alianza, la cual sabemos que convencerá a muchas más marcas de sumarse a este proyecto, a fin de lograr una verdadera unión y no me refiero como un ente político como todos los que se convierten en ACs para bajar fondos de gobierno y viven a costa de los programas, sino unión de manos y fuerzas, pero sobre todo de cerebros, de mentes abiertas e inteligentes dispuestas a pensar en el futuro que viene después de la crisis.


Porque los mexicanos siempre salimos adelante durante y después de toda tormenta.

Mario Hernández, Director Editorial