El Mezcal y sus Agaves

Cuando hablamos de Mezcal, a veces no visualizamos el espectro tan amplio que podemos encontrar en cuanto a su diversidad, si bien anteriormente hablamos de estilos, de mezcales jóvenes, reposados y añejos, de mezcales avocados para celebraciones especiales hablando de tradición; y también hablamos de mezcales ancestrales, industriales y artesanales.


Pero aún no hemos tocado el tema de las diferentes variedades de agaves, cuáles son sus principales características organolépticas en donde se desarrollan mejor, y también algunos que están en peligro de extinción si no tomamos las medidas prudentes para su preservación.


Y si habláramos de ello nos tomaría un libro completo para hacer un buen artículo acerca del tema, pues existen cerca de 200 variedades diferentes para la producción de Mezcal distribuidos a lo largo de nuestro país en las diferentes zonas productoras autorizadas.


Pero es importante saber que no todos los agaves resultarán en un mismo mezcal y ahí también podremos encontrar el mezcal de nuestra preferencia; desde los conocidos y ligeros espadín con retrogustos frutales y ahumados hasta los complejos Tepextates con sus notas minerales, lácticas y herbales.


Si nos gustan más marcadas esas notas minerales podemos buscar un Madrecuish, o si preferimos algo con un gusto más frutal podría interesarnos un Tobaziche o un Tobalá, tal vez un Mezcal de agave Mexicano para quien gusta de los intensos ahumados y notas verdes, algo interesante de probar sería también un Mezcal de agave Arroqueño, un maguey de grandes dimensiones que se produce de forma silvestre en la sierra sur de Oaxaca y en sus valles centrales, en Santa Catarina de las Minas es usual destilarlo en olla de barro lo que nos dará notas de ciruelas, melón, manzana etc. Un Mezcal para los amantes de estas notas de frutas....


En fin, estamos ante un océano de posibilidades para satisfacer los más estrictos paladares, así que los invito a encontrar su agave favorito de mezcal....