Inmigrante vende mezcal que hace su abuelo


Desde Bushwick, este joven emprendedor mexicano lleva en su bicicleta botellas de mezcal a Manhattan e incluso a El Bronx sin importar las distancias o el riesgo que conlleva el estado de emergencia que aún vive la ciudad.


Daniel Arellano, decidió convertir el licor que produce su abuelito en un pequeño pueblo en la región de Oaxaca en México en una marca comercial. “Sí, ha habido momentos en los cuales si se me han salido las lágrimas porque no sabes cómo le vas a hacer... El hecho de ver a mi abuelito, y de escucharlo tan feliz, eso es lo que me da más energía, eso es lo que me da más vida", cuenta el joven.


Después de varios años de trámites legales y de diseño de la marca San Bartolo, en los primeros días de abril llegó el primer cargamento de cerca de 700 botellas. Para ese entonces, sin embargo, todos los restaurantes y bares con los que Daniel había acordado acababan de cerrar por el coronavirus.


Por momentos Daniel se abrumó, pero sin olvidar que de la venta de este producto no sólo depende su sustento sino el de 15 familias en México. "Hay momentos de depresión en los cuales digo, 'cómo le voy a hacer', 'cómo le voy a pagar a la distribuidora', 'cómo voy a pagarle a la importadora'.


Esta botella representa la tradición mezcalera de generaciones del poblado de San Bartolo en Oaxaca, México. Un poblado de 700 habitantes donde la meta de esto es que también sea un mezcal comunitario, que donde pueda ayudar también a los diferentes productores.


Por ahora Daniel ofrece ventas en línea y diseña material de regalo para darle más presencia al producto el cual le trae recuerdos de la infancia.

FUENTE: BY SPECTRUM NOTICIAS NY1 BROOKLYN