POR ELLAS, MUJERES DEL MEZCAL

Cada sorbo de mezcal nos transporta a un momento distinto: tal vez a la alegría de compartir con amigos, al paisaje de un atardecer entre agaves, al terruño o al agave mismo, en su máxima expresión.


Sin embargo, en muy pocas ocasiones (de hecho, me atrevo a decir que casi nunca), ese sorbo nos remite a la mujer que cocinó para todos los trabajadores del palenque o en aquella esposa que se quedó a vigilar la producción mientras el responsable tuvo que salir a cubrir una emergencia… En contadas ocasiones, ese sorbo nos remite a las mujeres que estuvieron moliendo el maguey o a las que vaciaron el mosto a las ollas para proceder a la destilación.


Se dice, que: Así como las mujeres tenemos un toque especial en la cocina al sazonar, también tenemos un toque especial para definir los momentos óptimos para la fermentación del mosto de agave, ya que implica vigilar el fuego, sentir la cocción, esperar con paciencia que todos los elementos se integren poco a poco.


¿Y qué hay de las mujeres que apoyan el trasplante de las plántulas de maguey en los viveros o de las que han tomado el papel total de maestras mezcaleras, sobre todo en Guerrero?


El día de la mujer es un buen día para reflexionar los avances que el género femenino ha tenido en diferentes ámbitos… Hoy, también reflexionemos por los avances que han tenido en los campos agaveros que hasta ahora han sido considerados sólo masculinos.


Por ellas, por todas las que hasta hoy han pasado desapercibidas, hoy propongo un reconocimiento público para que su papel se vuelva más visible. Me pongo de pie frente a su callado, pero sumamente importante trabajo. Aplaudo su esfuerzo mientras pienso: Es impresionante cómo nos podemos emocionar por los avances tecnológicos o por los nuevos descubrimientos científicos y, en muchas ocasiones, dejamos de lado o pasamos desapercibidas las grandes aportaciones que, durante años, las mujeres han hecho en el mundo del mezcal.


Por ellas, que tradicionalmente han sido un soporte diario en el campo, en los palenques y en las mesas de degustación … Por ellas que han aportado tiempo y conocimiento, hoy levanto mi copa y brindo porque sean cada vez más visibles sus esfuerzos. Por ellas, mujeres del mezcal.


¡Salud!