El mezcal en tiempos de pandemia


Berenice Acuña Cuevas | Embajadora y pacificadora del Mezcal.

Corre el sexto mes del 2020 y el 80% del globo terráqueo esta en cuarentena, así sin más, la gran cotidianidad detenida por un ser microscópico que nos recuerda que el más preciado regalo para cada uno de nosotros, más allá de la clase, color o nacionalidad es el aire que respiramos y la preciada salud para continuar con nuestras actividades.


El agave y el mezcal han sido parte de la historia de México desde su origen, aún mucho antes de la época colonial el agave era cultivo estratégico y sagrado de nuestros ancestros; plantas de verdes e imponentes brazos abiertos al universo, que han sido testigo silencioso de nuestros paisajes y devenires en la historia, donde los maestros del mezcal son base del patrimonio biocultural, además del corazón y la sabiduría de todos los que hemos atesorado este increíble elixir como el motivo que nos une y nos da una Comunidad.


El mezcal y su boom ha sido el resultado de un gran esfuerzo de años para dar a conocer esta bebida espirituosa, que se mantuvo en la clandestinidad durante siglos, situarla entre las preferencias de los paladares de los comensales ha sido un trabajo titánico de todos los integrantes de la cadena y hoy se encuentra con el 80% de las exportaciones en pausa, los restaurantes y bares cerrados, en suspenso y en un hilo la de por sí ya escarpada cuesta de posicionamiento, distribución, y comercialización de los mezcales y con los maestros del mezcal a la deriva en poblaciones de alta marginación, alejados de las ciudades y sin un seguro médico que los proteja.


Seamos conscientes de que en medio de una crisis como la que enfrentamos por la pandemia del Covid-19 han surgido propuesta de varios grupos de amantes y evangelistas del mezcal que van desde la compra de mezcales a futuro, hasta decenas de charlas, ofertas y catas en línea sobre mezcal y otros destilados de agave, es fundamental entender que el consumo local y un gobierno comprometido con los productores, sociedad y la causa serán la clave para garantizar gradualmente el flujo de efectivo en las comunidades mezcaleras y así puedan sobrevivir los pequeños productores tradicionales y no tenga que emigrar en búsqueda de oportunidades.


Esta situación es una señal clara del compromiso que se requiere por de cada uno de nosotros para con el agave y mezcal, todos estamos inmersos en un nuevo paradigma de sobrevivencia y hay que reestructurar nuestra red de colaboración, trabajar los de ultraderecha del mezcal con los de la ultraizquierda en comunidad por un motivo a fin y fortalecer con ello en relación directa, los derechos de los pueblos y comunidades mezcaleras campesinas mexicanas a conservar sus tradiciones y forma de vida, la protección de la biodiversidad de los agaves, así como un avance significativo en su garantía del derecho al trabajo y a la salud.


Las personas que transitamos por los caminos del maguey en México, confiamos en que puesto nuestro corazón, trabajo y energía en conjunto nos llevará a resguardar esta cultura líquida viva de México aún en estos tiempos.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square