“Memento mori” Día de muertos en México


Berenice Acuña Cuevas | Embajadora y pacificadora del Mezcal.

México país de tradiciones mestizas conmemora cada 1 y 2 de Noviembre a sus muertos. La muerte era importante en las culturas mesoamericanas. De estas épocas viene la relación que el mexicano tiene con la muerte. Al inframundo lo llamaban Mictlán, donde los fallecidos atravesaban durante cuatro años un proceso para dejar el cuerpo. Estas creencias son un sincretismo entre las costumbres españolas y las indígenas, dando origen a lo que hoy conocemos como la celebración de Día de Muertos.


Este ritual nos permite acercarnos sin miedo al destino final, reencontrar a los seres queridos con sus muertos de forma muy singular; según la creencia popular cada año se abre el portal que divide a las almas vivas de las que ya trascendieron, las cuales tienen el permiso de venir a este mundo a visitar a sus familiares y amigos.


Por lo cual se les espera con coloridos altares u ofrendas, con las cosas que les gustaban en vida, objetos preferidos, utensilios, figuras religiosas e imágenes de sagradas. Cada elemento puesto en el altar tiene su propio significado e importancia: sahumerios con copal, papel picado, velas y bellas xempoalxochitl, que hoy conocemos como cempasúchil o flor de muerto, se dice que sus pétalos de color amarillo marcan la senda que deben recorrer los muertos durante la visita que hacen estos días porque se supone que guardan el calor del sol y su aroma los llama.


Y por supuesto: comida y bebida como una botella o una jicarita de mezcal, bebida espirituosa del agave, excelente acompañante para celebrar la vida y la muerte.


Durante los funerales en los pueblos mexicanos, los presentes acostumbran beber mezcal para aguantar el frío y hacer más llevadero el desvelo pues más que una bebida embriagante, se considera un licor ritual y durante las celebraciones de Día de Muertos, se lanza el último trago sobre la tumba por si el difunto tiene sed y extraña lo que en vida tanto disfrutó con sus amigos y familia.


Estas fechas nos recuerdan que el cuerpo es perecedero, más el alma es inmortal, nuestro espíritu habita brevemente nuestro cuerpo; por lo que debemos aprovechar cada instante concedido para trascender en esta experiencia de vida y darle a la muerte a su vez un sentido solemne, religioso y festivo.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square